Tipos de jefes nocivos

Reproduzco la tipificación de jefes nocivos propuesta por Iñaki Piñuel y publicada en Cinco Días. La descripción de los perfiles cargada de crudeza y claridad, responde a patologías que estoy convencido sufren muchos directivos.

[El profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, Iñaki Piñuel, uno de los mayores expertos en mobbing del país, ha dedicado un libro a analizar las secuelas de lo que el llama neomanagement y gobierno de los jefes tóxicos, directivos para quienes el fin justifica los medios y que no tienen reparos en quemar a sus equipos y sustituirlos por otros a la menor oportunidad.

Piñuel ha tipificado tres tipos de jefes nocivos: el narcisista, dueño de una autoestima tan baja que sólo es capaz de extender a su alrededor mediocridad, para que nadie le haga sombra. Es un peligro para la organización, porque con él la empresa pierde competitividad; el psicópata, un ejecutivo incapaz de sentir empatía por los demás y, por tanto, dispuesto a mentir para aprovecharse de sus subordinados. Este jefe compra o acosa al adversario, según le convenga, y suele dejar, como se dice coloquialmente, muchos cadáveres a su alrededor. La empresa se resiente porque extiende la corrupción allí por donde va. Por último, ha tipificado un tercer tipo, el paranoide, con déficit crónico de confianza en si mismo. Este jefe realiza ataques preventivos contra sus subordinados para probar su fidelidad o fiscalizar su trabajo y termina machacándoles.
Todos los expertos consultados afirman con rotundidad que de las empresas insanas y de los jefes tóxicos los empleados huyen como de la peste. La escasa rotación es el mejor síntoma de salubridad. Pereira pone como ejemplos de buenas prácticas a IBM, Unilever y Microsoft. Y suspende a Banco Santander, Repsol y Telefónica 'porque por dimensión deberían hacer mucho más'.]

3 comentarios:

  1. gracias por este texto me ayudo mucho gracias de jorge

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante aporte. Ser jefe no es nada fácil. El liderazgo es un proceso que implica no solo la capacidad de tomar decisiones, sino la habilidad de desarrollar una cierta estabilidad emocional. Será fundamental adquirir la confianza pero al mismo tiempo el respeto de los dirigidos para que estos desarrollen tareas encomendadas de manera responsable y eficaz.

    ResponderEliminar